6 malos hábitos de conducción que arruinan tu vehículo y lo devalúan

Imagina que compraste un vehículo y después de un tiempo te das cuenta de que se depreció más de lo esperado para el período. En algunos casos, ni siquiera las inspecciones programadas pueden ayudar, ya que el principal factor que influye es la forma en que el conductor conduce el vehículo.

Si usted es el tipo de conductor que está preocupado y no quiere tener que lidiar con este tipo de situaciones, entonces tenemos buenas noticias. Esta realidad se puede cambiar si se evitan los malos hábitos de conducción. Para comprender cómo actuar y qué prácticas evitar, asegúrese de leer algunos consejos que le enumeramos en esta publicación. ¿Vamos juntos en esto?

1. Viajar con combustible en reserva

Conducir con un vehículo en reserva es más común de lo que mucha gente imagina. Lo que poca gente sabe es que esta práctica puede ser mala para el vehículo. El principal es el fallo en seco, cuando el motor se para por falta de combustible.

Otro problema de esta práctica es la quema del motor de la bomba eléctrica, situación que puede reducir la vida útil del sistema. Para no sufrir este desgaste, intenta mantener el combustible en un volumen considerable para viajar con seguridad.

2. Conducir con el pie en el embrague

Esta práctica reduce la vida útil de varios elementos del sistema de embrague, como el disco y el rodamiento. Este punto puede encarecer aún más el mantenimiento, ya que el reemplazo debe realizarse con mayor frecuencia, lo que simboliza un mayor desembolso de dinero. Según Francisco Satkunas, ingeniero y asesor de SAE España “Después de poner la marcha, el conductor debe soltar suavemente el pedal del embrague para que el automóvil comience a moverse y no sobrecargue el sistema ni dañe componentes como el disco del embrague. Está hecho de un material orgánico muy resistente, pero se desgasta con el tiempo”.

3. Pasar los badenes de tu lado

Cualquiera que nunca haya hecho esto o haya visto a otro conductor pasar de lado un badén, tirar la primera piedra, salir corriendo para no raspar la carrocería (especialmente los modelos más bajos o rebajados).

¡Pero la práctica no es nada buena! Se recomienda adelantar siempre en línea recta, pero a velocidad reducida.

4. Mover el volante cuando el vehículo está parado

Muchos niños se sientan en el coche cuando está parado y empiezan a fingir que están conduciendo. Por muy inocente que sea esta práctica, la costumbre puede sobrecargar el sistema de dirección hidráulica, lo que puede acabar dañando el conjunto de componentes y dejando el volante pesado. Por tanto, cuando el coche está parado o las ruedas bloqueadas, lo ideal es evitar mover el volante.

5. Bajar cuestas con el vehículo suelto

Quizás ya hayas oído que dejar el coche en punto muerto o conducir rápido es una forma de ahorrar combustible, pero esta práctica impide que funcione el freno motor (componente que acaba sobrecargando otros sistemas de frenado).

Recuerda que frenar puede ser mucho más seguro y consistente si el coche está en marcha. Además, podría terminar perdiendo 4 puntos en su licencia y una multa de R$ 85,13, ​​ya que conducir de esta manera se considera una infracción grave.

6. Conducir con la mano apoyada en la palanca de cambios

Muchos conductores mantienen la mano en la palanca de cambios para facilitar el cambio, teniendo en cuenta que es una forma de evitar mucho movimiento y ahorrar energía.

Por muy agradable que parezca esta práctica, es bueno tener cuidado. Ya que el peso de la mano apoyada acaba forzando la caja de cambios, lo que podría comprometer su funcionamiento. Así que, si dejas la mano ahí, ten cuidado de no generar presión ni hacer demasiado esfuerzo.

Después de leer este post y conocer algunos malos hábitos de conducción, observa tu estilo de conducción, esta es la mejor manera de mantener tu vehículo en perfecto funcionamiento por más tiempo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *