Coche eléctrico o híbrido: cómo conducir de la forma más eficiente

Un coche eléctrico o híbrido es incluso más sensible a las variaciones en el estilo de conducción que los vehículos 100% de combustión; A continuación te damos algunos consejos para sacarle el máximo partido a tu vehículo

Cualquier conductor sabe que abusar del acelerador con arranques bruscos o conducir de forma agresiva acaba repercutiendo negativamente en el consumo de combustible en un coche 100% de combustión.

Ojo, que lo mismo también ocurre en los coches híbridos y eléctricos . Pero además del factor estilo de conducción, otras prácticas también contribuyen a extraer más autonomía de una carga de batería. Compruébalo a continuación.

Frenado suave

Este es un consejo que se aplica tanto a un coche eléctrico como a un híbrido. Estos vehículos son capaces de recargar la batería desacelerando o frenando.

Por lo tanto, acostúmbrate a conducir reduciendo gradualmente la velocidad del vehículo y aplicando los frenos lo más suavemente posible, para permitir que el coche avance una mayor distancia.

Es por ello que muchos modelos eléctricos cuentan con un modo de conducción con un solo pedal, en el que para frenar el vehículo basta con soltar el pie del acelerador, o incluso una posición en la palanca de cambios solo para aumentar el efecto de frenado motor.

Aceleración suave

La misma regla para frenar se aplica a la aceleración: acelerar suavemente siempre que sea posible. En los atascos, suelta el pie del freno o pisa ligeramente el acelerador cuando quieras avanzar.

Para uso en carretera, utilice el controlador de velocidad automático para mantener la velocidad más estable posible. Las aceleraciones bruscas afectan en gran medida el rendimiento de los vehículos con motor eléctrico.

Corre dentro del límite

Un coche eléctrico o híbrido es enemigo de las altas velocidades.

En el caso del primero, el impacto de la velocidad en la autonomía es tan relevante que Chevrolet , por ejemplo, destaca en el manual del Bolt EV que las mejores prestaciones del vehículo se obtienen circulando a 89 km/h.

En los híbridos, la desventaja es que el motor de combustión acaba siendo más exigente a mayores regímenes. Lo que precisamente repercute en el consumo de combustible.

Apaga el aire acondicionado

Otro secreto para conseguir la mayor autonomía es apagar el aire acondicionado o la calefacción, utilizando únicamente el ventilador para climatizar el habitáculo.

Utilice el aire acondicionado y la calefacción sólo cuando sea necesario. Si el vehículo tiene un sistema de control automático de temperatura, asegúrese de utilizar esta función.

Puede parecer una tontería. Pero Volvo señala que, en el XC90 Recharge híbrido, la autonomía en modo eléctrico puede bajar de 40 km a 20 km dependiendo del estilo de conducción y de la adaptación climática de la cabina.

Mantenimiento y carga

Este es otro consejo que se aplica a los coches de combustión y también a los eléctricos e híbridos. Controle periódicamente la presión de los neumáticos y evite llevar peso innecesario en el coche.

Instalar una baca o cualquier otro accesorio que interfiera en la aerodinámica también es algo que afecta mucho a la autonomía del vehículo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *