¿Cómo pulir el faro? ¡Mira técnicas y trucos!

¿Los faros de tu coche son opacos o amarillentos? Consulte algunos consejos sobre cómo pulir los faros de su automóvil y devolverles su nueva apariencia.

Mantener los faros limpios no sólo tiene que ver con la estética del coche, sino que también es fundamental para la seguridad en la conducción, evitando accidentes.

Además, conducir con los faros sucios, por si no lo sabías, es ilegal. Por eso, saber limpiarlo es muy importante.

La forma más conocida de limpiar tu faro es mediante el pulido, que se puede realizar tanto en casa como en talleres. Si eres de los que les encanta reservar la mañana del domingo para hacer el mantenimiento del coche , por ejemplo, puedes pulir el faro “a mano”.

Para realizar el procedimiento es necesario contar con un buen compuesto para pulir y algunos utensilios. A la hora de limpiar, evita exponer el coche al sol, ya que la masilla en acción contra el sol puede dañar las piezas.

Evalúe también el estado de las lentes, ya que dependiendo de su estado, es posible que no sean necesarios productos de “limpieza profunda”. Si tu piel es sensible, usa guantes para protegerla de los químicos de los productos.

Lavado de faros

Para lavar correctamente tus faros necesitas algunos elementos y prestar siempre atención a la calidad de los productos elegidos para la limpieza. Primero, lave las lentes del cuerpo óptico con agua corriente y jabón neutro. Luego seca los faros y repite la operación hasta que estés satisfecho.

Después de eso, aplique cinta adhesiva o cinta aislante entre las partes del faro y la carrocería antes de comenzar el proceso de lijado. Luego, rocía agua sobre la lente para humedecerla, aplica papel de lija fino, numerado del 1000 al 2500, suavemente y con movimientos circulares. Sigue echando agua corriente sobre el faro una y otra vez.

Tenga en cuenta que es importante lijar todo el faro, no sólo las partes visiblemente sucias. Es un proceso que requerirá paciencia y cuidado.

La limpieza sólo estará completa cuando los faros vuelvan a ser transparentes y brillantes. Dependiendo del nivel de suciedad acumulada, esto puede tardar un poco. Procura no hacer la limpieza a medias ya que esto podría empeorar la situación.

Una vez completadas la primera y segunda fases de lavado, llegó el momento del compuesto de pulido. Para ello, toma la arpillera y extiende el compuesto pulidor sobre la lente con movimientos circulares. Después de eso, espere a que se seque la masilla, lo que tardará al menos 20 minutos.

Con un paño de algodón o microfibra, realiza movimientos circulares y finaliza cuando las luces del faro vuelvan a iluminarse. Normalmente, este resultado requiere de dos o tres pasadas de masa.

Este proceso de limpieza también se puede realizar en faros acrílicos amarillentos. Sin embargo, para estos artículos el tiempo de limpieza requerirá aún más paciencia.

Cómo evitar que tus faros se pongan amarillos

Lo ideal es no dejar el coche en situaciones en las que parezca que el faro tiene “catarata”, es decir, amarillento. Para evitarlo, no dejes tu coche constantemente expuesto al sol o a la lluvia.

Sepa que la acumulación de polvo y suciedad también amarillea y seca los faros. Por eso, límpialos con frecuencia, especialmente al llegar de viajes. La humedad también puede ser un problema para los faros, así que evítela.

Pulir con una pulidora

La pulidora es una máquina donde el plato pulidor oscila en forma de órbita sobre un punto fijo. Si vas a utilizarlo en casa, es importante tener cuidado y utilizarlo a menor velocidad.

Lo ideal, si quieres realizar el trámite correctamente, es acudir a un taller mecánico especializado. Allí, los profesionales utilizan barniz y un pulidor profesional para pulir el faro, garantizando así resultados duraderos, una media de tres años.

Desmontar el faro al pulir

Algunas personas piensan que para pulir y limpiar realmente el faro es necesario desmontarlo. Esto, sin embargo, no es cierto. Si no sabes desmontar y volver a montar después, ¡no lo hagas!

La preferencia por los faros desmontados a la hora de pulir se debe a que lavar las piezas por separado puede ser más práctico, sin mencionar que elimina la necesidad de utilizar cinta adhesiva. Pero montarlo más tarde puede resultar bastante complicado, provocando que el artículo se rompa, haciendo que la limpieza sea mucho más costosa de lo imaginado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *