Coches RC gasolina

¿Más caro o más barato?

Hay una pregunta eterna entre los aficionados al automodelismo de RC: ¿los coches de gasolina son más caros o más baratos que los coches eléctricos? La respuesta no es si o no, sino depende. No es mi intención rehuir tan espinoso asunto, pero se podría decir que las categorías más económicas de térmicos son más baratas que las más caras de eléctricos. Parece un trabalenguas, a lo mejor tienes que leerlo otra vez, pero es rigurosamente cierto. Por ejemplo es más accesible competir con un 1/10 pista-gas que con un turismo o tournig eléctrico.

Hablando de los elementos colaterales imprescindibles, la verdad es que para jugar con gas, a diferencia de los eléctricos, hace falta poco más que el coche: una mesa de arranque (y no siempre), el famoso chispo y, por supuesto, ¡combustible! Hay coches térmicos que arrancan con tirador, como los fuera borda o los cortacésped. Generalmente suelen ser los más pequeños y económicos (de escala 1/10) y los más grandes de 1/5 y ¼. Incluso los hay sólo para divertirse, no de competición, que tiene motor de arranque incluido en el propio coche. Pero todos los 1/8 de competición y la mayoría de los 1/10 requieren mesa de arranque.

Una mesa de arranque es en realidad un motor de arranque externo, el mismo sistema usado, sin ir más lejos, en la F1. Se trata de una caja  (véase la foto) con un soporte fijo en un extremo y uno móvil en el otro. Al presionar el coche, el soporte móvil cede y se conecta un motor que hace girar una rueda de goma, que justamente incide  con el volante de inercia del motor del coche y lo fuerza a girar. La mesa de arranque puede alimentarse  por unas baterías propias – de esta forma la mesa es transportable – o a través de una fuente de alimentación.

¿Cómo funciona un coches teledirigido de gasolina?

Entre los motores térmicos usados en RC los hay que utilizan gasolina comercial y los que usan una mezcla a base de metanol. Los primeros son motores adecuados a las grandes escalas (1/4 y 1/5), muy parecidos a los usados en los cortacésped o las motosierras. Todos los demñas requieren un combustible mezcla de metanol y nitrometano. Aunque se están comenzando a utilizar tímidamente los de cuatro tiempos, como las motos pequeñas.

En los motores de coches grandes de escala 1/1 la gasolina se inflama mediante la chispa que salta entre los electrodos o puntas de bujía. A estos efectos, los grandes motores de la escala 1/5 son de verdad y por eso usan gasolina comercial como la de los coches. Llevan un completo sistema de encendido y bujía convencional.

Los de escala menores se llaman de bujía incandescente o, en inglés, glowplug. Su funcionamiento es sencillo: no hay chispa pero si un filamento que, al estar incandescente, inflama la mezcla. Cada explosión calienta esta filamento lo suficiente para inflamar la mezcla del siguiente ciclo. Este sistema requiere combustibles muy volátiles e inflamables, y un sistema para producir la primera explosión, pues en el arranque no hay explosión precedente que ponga al rojo vivo la bujía. Y aquí entra en acción el chispo, que es un dispositivo que lleva un conector que se ajusta a la bujía y una batería que la pone incandescente. Y listo, se pone para arrancar, ya sea con mesa de arranque o con tirador, y una vez en marcha el motor y con temperatura de trabajo, ya se puede quitar.

Estos dos son los únicos accesorios específicos e imprescindibles para utilizar un coche de motor térmico. Frente a los coches eléctricos, la diferencia es notoria: no hacen falta baterías, cargador, descargador, variador, torno de motores y un largo etcétera. Sólo una mesa de arranque, y no siempre, un chispómetro y…gasolina.

¿Que tipo de gasolina usan estos coches de radiocontrol?

De nuevo hay que recordar que los motores de 1/4 y 1/5 son como los de las segadoras, y más o menos, como la mitad de un propulsor de un vespino, que tiene 50 cc (alrededor de 23 y 25 en los de RC). Pero los demás usan un combustible que básicamente tiene 3 componentes: alcohol metílico o metanol, nitrometano y aceite de ricino u otro lubricante de base sintética, lo más habitual. El alcohol es la base y supone la mayor parte de cada litro de combustible. El aceite, sea de ricino o sintético, se añade en cantidad suficiente. El nitrometano es “la madre del cordero”, pues su principal cualidad es ser altamente inflamable, de enorme poder energético y muy caro.De hecho, casi todos los reglamentos limitan la proporción de este componente. Hay quienes se hacen su propio combustible, pero al menos al principio, es mejor no complicarse la vida y comprarlo ya hecho, de marca conocida o el que preparan algunos comercios de prestigio.

En los grandes escalas se utilizan motores derivados de los cortacesped que admiten gasolina estándar.

Mantenimientos RC de gasolina

Si el motor recibe unos cuidados mínimos, no tendremos averías durante largos periodos de tiempo. La avería más frecuente es la rotura de la biela, y si se rompe, se cambia y en paz. Esta reparación cuesta entre un tercio y la mitad de un motor, así que si el motor tiene dos años o más, a veces compensa más cambiar el motor entero. En la categoría de 1/8, ya sea TT o de pista, los motores están mucho más apretados, tienen más compresión y giran a más revoluciones (más de 30.000 r.p.m.). También requieren un mantenimiento mayor, con un cambio de biela y repaso general como mínimo una vez al año.

En general, los motores que usan metanol tienen básicamente dos enemigos: el combustible y la temperatura. El combustible especial usado en estos motores tiene muchas virtudes, pero un defecto: es altamente oxidante. Por tanto, lo mejor es acabar siempre el combustible del todo, y antes de irnos a casa, quitar la bujía y poner un poco de aceite. El otro enemigo es la temperatura. Los motores corren más con una mezcla muy fina – poco combustible y mucho aire -, pero también se calientan más. Para que lleguen a griparse, o sea, que por un exceso de temperatura el cilindro se agarrote dentro del pistón, hay que ser muy bruto y someter al motor a temperaturas muy elevadas durante mucho tiempo.