Coche teledirigido Todoterreno

Coches teledirigidos electricos 4×4

Todos los todoterrenos eléctricos (TT) son de escala 1/10, pero los hay con dos o cuatro ruedas motrices. Una diferencia aparentemente tan simple es motivo suficiente para hacer dos categorías por completo distintas. Los elementos comunes son relativamente pocos: carrocería tipo buggie o fórmula TT; chasis muy reforzados y que se ajustan muy bien a la carrocería para evitar la entrada de polvo, piedras y arena; elevada altura al suelo, suspensión de largo, larguísimo recorrido, y poco más.

Las dos ruedas motrices – obviamente, las traseras, aunque hubo un TT de tracción delantera fabricado por Kyosho – tienen el motor descolgado por detrás del eje trasero para mejorar la tracción. Los neumáticos posteriores son muy anchos y con tacos, mientras que los delanteros son estrechos y con acanaladuras. Como las ruedas  traseras patinan con relativa facilidad, se buscan motores más progresivos que potentes. Esto trae como consecuencias que las baterías se vean sometidas a un esfuerzo inferior a  las cuatro ruedas motrices (4WD) y la conducción deba ser más fina y delicada.

Los de tracción total cuentan con chasis de muy variadas disposiciones: motor detrás y baterías delante; motor delante y baterías detrás; incluso los hay que llevan el pack de baterías a un lado, y el motor y toda la instalación eléctrica al otro. Junto con los touring, son las disciplinas con mayor variedad técnica. Incluso en algunas marcas, modelos de una y otra categoría comparten muchos elementos mecánicos.

Aunque las ruedas delanteras son algo más finas que las traseras, son todas muy anchas y con tacos. Por lo general, la transmisión se hace con correas dentadas, el sistema que ofrece menor rozamiento, y, por lo tanto, consume menos energía. Las cuatro ruedas motrices permiten transmitir más potencia al suelo, por lo que los motores suelen ser más poderosos… y consumir más. En los TT 4WD se requieren baterías en muy buen estado, y si el circuito es complicado o esta mojado, conseguir hacer la manga completa llega a ser verdaderamente difícil.

Estos modelos, potentes y con buena tracción, permiten una conducción muy agresiva, al ataque. Muchos piensan que son más sencillos de llevar que los 2WD, pero ir verdaderamente al límite con este tipo de modelos está al alcance de muy pocos.

Coches teledirigidos de gasolina 4×4

Exteriormente son muy parecidos a los anteriores…siempre están parados, pues el ruido del motor no deja lugar a dudas. Incluso parados, la culata del motor asoma por encima de la carrocería. Aunque hay también con sólo las ruedas posteriores motrices, únicamente se celebran competiciones oficiales en España para los de tracción total.

Como decíamos, al quitar la carrocería se acaban los parecidos. Por razones de peso y conductividad de la corriente, en los eléctricos, el chasis nunca es metálico, en cambio, en los térmicos, casi siempre es de aleaciones de aluminio. No solo es más resistente, sino que, además, el propio chasis sirve de disparador de refrigeración. Normalmente el motor va atornillado a una bancada de aluminio que, a su vez, va atornillada al chasis. De esta manera el calor del motor pasa a través de la bancada hasta el aluminio del chasis. El motor, de un máximo de 2,5 cc, suele contar con un tirador de arranque, un sistema similar al de los cortacésped o motores fuera de borda, esta es una diferencia decisiva con los propulsores similares pero de mayor cilindrada empleados en los 1/8.

Normalmente, el motor va a un lado y el depósito de combustible al otro, para equilibrar los pesos, y el giro se lleva hasta las cuatro ruedas mediante sólidos árboles de transmisión. Ofrece un brillante rendimiento, alcanza en ocasiones hasta los 2 CV, y su entrega de potencia es muy agresiva.

El motor lleva generalmente un embrague centrífugo, y a su salida se encuentra un piñón que engrana su corona. Solidaria a esta corona va un diferencial central al que se suma uno más en cada eje, tres en total. Los frenos de disco van en la transmisión, a veces encontramos sólo uno solidario al diferencial central, en ocasiones hay dos, uno en el diferencial posterior y otro en el anterior. Con este segundo sistema podemos regular la frenada con independencia en cada tren, y es prácticamente el universal en los modelos térmicos de 1/8 TT.